Encontrar un sujetador de lactancia adecuado

A medida que tu cuerpo se prepara para la lactancia durante el embarazo, notarás algunos cambios en tus senos. Elegir un sujetador de lactancia con un ajuste y soporte adecuados es importante para tu comodidad.
Sujetadores de lactancia

Tipos de sujetadores de lactancia

Si un sujetador es demasiado pequeño, aprieta demasiado los pechos, resulta incómodo y puede provocar la obstrucción de los conductos, causar mastitis o incluso reducir la cantidad de leche que produces. Si eres madre primeriza, no puedes saber con certeza cuánto cambiará tu pecho cuando suba la leche: algunas madres solamente ganan una talla, mientras que otras suben tres o más.

En el último mes de embarazo puede que te vengan bien uno o dos sujetadores de lactancia para dormir, fabricados de tejido elástico y que se adapten a esa talla o dos tallas adicionales. Son más cómodos de llevar durante las primeras semanas, cuando los pechos pueden cambiar de tamaño a medida que empiezas a producir leche. Los sujetadores para dormir mantienen en su sitio los discos absorbentes y no suelen llevar ganchos ni automáticos difíciles de abrochar y desabrochar.

Transcurridas unas semanas, los pechos suelen deshincharse un poco a medida que tu cuerpo se adapta a la cantidad de leche que requiere el bebé. Ese es el momento adecuado para comprar un sujetador de lactancia que proporcione un mayor soporte.

Compra

Comprar sujetadores de lactancia

El primer paso consiste en tomar una medida precisa: puedes hacerlo fácil y cómodamente en tu casa o dejar que un profesional te ayude en una tienda. Cada mujer es diferente y este cálculo no es más que un punto de partida. Como siempre que se adquiere un sujetador, lo mejor es probárselo para comprobar que se ajusta correctamente. Además, eso te permite probar los ganchos, los automáticos, las cintas y cualquier otra característica que te permita descubrir el pecho. Con el sujetador puesto, prueba a desenganchar las copas solo con una mano, ya que pronto tendrás que retirarlas y volver a engancharlas discretamente mientras sujetas al bebé.

Compra sujetadores que encajen con tu talla cuando utilizas el gancho menos prieto, de manera que cuando la goma elástica vaya aflojándose con el tiempo, puedas usar el siguiente gancho. Asegúrate de comprar sujetadores sin aros para que no presionen los conductos galactóforos ni causen complicaciones relacionadas con la congestión.

Calculadora de la talla del sujetador

Medición

Paso 1:

Mide alrededor de la parte más llena del pecho, manteniendo la cinta métrica a la misma altura.

Introduce aquí los resultados en cm:

Paso 2:

Mide alrededor del cuerpo, justo por debajo de los pechos. Asegúrate de que la cinta métrica está a la misma altura en todos sus puntos.

Introduce aquí los resultados en cm:

Todas las mujeres son diferentes y Medela asume esta diversidad. Si no encuentras tu talla exacta en nuestra tabla de tallas, te recomendamos que elijas la talla de Medela que más se aproxime a tus medidas.

Recuerda que cada mujer es diferente y esto no es más que un punto de partida. Te recomendamos que te pruebes los sujetadores antes de comprarlos para encontrar el más adecuado. Hay sujetadores de lactancia con estilos muy diferentes: seguro que encontrarás alguno cómodo, práctico y bonito.

 

Productos útiles
Productos útiles
Más información
Más información

Síntomas del embarazo y cambios en el cuerpo

Leer más

Cambios en los pechos de la mujer desde el embarazo hasta el destete

Leer más